Instruments-and-Mayall-by-Mark-Duggan1

La evolución de la robótica no solo implica una mejora de la tecnología, sino también una ampliación en sus áreas de aplicación. Es decir, los robots cada vez son mejores y, por tanto, sirven para más y más cosas. Una de las últimas aplicaciones de la robótica tiene que ver con la astronomía.

Investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (Lawrence Berkeley National Laboratory) ha lanzado un proyecto ya aprobado por las altas instancias del Departamento de Energía de Estados Unidos, organismo al que pertenece el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley.

Aunque se trata de un proyecto en el campo de la astronomía, no estamos hablando de una nave espacial, sino de una red de 5.000 robots que permanecerán en tierra firme. El objetivo de este ejército de robots será elaborar un mapa del universo más lejano en 3 dimensiones.

Estos 5.000 robots trabajarán como una sola unidad, es decir, como un instrumento único, al que ya se ha bautizado como DESI (Dark Energy Spectroscopic Instrument) y que se empezará a fabricar en 2007 con la intención de que comience a operar dos años más tade, en 2009. El lugar desde el que DESI hará sus observaciones es un punto cercano a la ciudad de Tucson, en Arizona; para ser concretos, se trata del Observatorio Nacional de Kitt Peak, donde se usará el telescopio Nicholas U. Mayal.

Cada mini robot tiene el diámetro de un dedal y una longitud cercana a los 25 centrímetros. Todos ellos articularán una especie de entramado, que transmitirá la luz recibida de los cuerpos celestes, estrellas y galaxias, observados. Trasladarán los cuásars (unidad de energía electromagnética) a una serie de cables de fibra óptica.

De hecho, el proyecto prestará especial atención a los agujeros negros, considerados clave para entender la materia oscura y la presunta expansión del cosmos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Dejar respuesta: