La pantalla táctil es un recurso tecnológico que ha pasado a ser un compañero más de nuestra vida cotidiana. Lo encontramos en gran parte de los dispositivos móviles que utilizamos a diario: tabletas, teléfonos móviles, en puntos electrónicos de venta, en los cajeros e incluso en monitores de ordenador. A continuación os vamos a contar cómo nació la pantalla táctil y de qué manera ha llegado a convertirse en un amigo del día a día.

Aunque os parezca mentira, la invención del primer prototipo de pantalla táctil se remonta nada menos que a 50 años atrás. En 1971, George Samuel Hurst desarrolló la tecnología básica de la interfaz táctil a la vez que investigaba sobre física atómica. De hecho, Hurst fue un hombre polifacético: científico, inventor y educador.

Nacido en Kentucky y criado en una granja de este estado, Hurst cursó la carrera y un máster en física. Dedicó gran parte de su vida a investigar sobre física atómica en el Oak Ridge National Laboratoty. Murió en 2010 de un aneurisma cerebral.

Pero antes de Hurst, a quien se le atribuye la primera patente, la pantalla táctil ya se consideraba un objeto posible desde el punto de vista teórico. En 1965 E.A. Johnson publicó un artículo en el que describía sus investigaciones sobre pantallas táctiles capacitativas. Frank Beck y Bent Stumpe, científicos del CERN también desarrollaron su trabajo en paralelo con Hurst.

En 1983, 12 años después de su invención, la pantalla táctil aparecía en la primera computadora, concretamente en el HP-150. En los años 1970 y 80 se sucedieron las patentes relacionadas con esta tecnología. Gracias a que todas aquellas aquellas patentes han perdido su copyright, el uso de la pantalla táctil se ha extendido. A ello también ha contribuido el hecho de que tanto el hardware como el software de los dispositivos se hayan adaptado a las características de este tipo de pantalla.

Lo cierto es que el paso del tiempo está confirmando la utilidad de este elemento electrónico, más y más presente en nuestras vidas a través de los PDA, los teléfonos inteligentes, las videoconsolas o los navegadores.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Dejar respuesta: