wpid-wp-1394627928833

Las autoridades de Rusia han condenado al gigante Google a pagar una multa de 6 millones de euros por abuso de posición comercial dominante. La Corte de Apelación a la que recurrió Google contra la queja presentada por el buscador Yandex ha desestimado el recurso por considerar que la reclamación es legítima. Como consecuencia de esta resolución, Google tiene que pagar una multa que asciende a 438 millones de rublos, es decir, unos 6 millones de euros.

El sentido común, y no los hábitos periodísticos, nos aconsejan que empecemos por el principio. Bien, el buscador web Yandex, el portal más visitado en toda Rusia, presentó una queja contra Google por abuso de posición dominante. Esta queja fue atendida por el Servicio Federal Antimonopolio de Rusia (FAS).

Elena Zaeva, directora del Departamento para la Regulación de las Comunicaciones y Tecnologías de la Información del FAS, ha declarado que confían en que “la ejecución de la resolución va a crear condiciones para una competencia eficiente en el mercado de aplicaciones para móviles”. El tribunal de lo mercantil falló a favor del FAS y en contra, por tanto, de Google, que acto seguido presentó un recurso en la Corte de Apelación nº 9 de Moscú.

Esta Corte ha vuelto a dictar sentencia desfavorable a los intereses de Google en el convencimiento de que Google “abusó de su posición de dominio obligando a los fabricantes de dispositivos móviles a preinstalar Google Play y otras aplicaciones”. Por ello, a partir de ahora está prohibido en Rusia preinstalar la app de Google en los terminales móviles.

El caso de Rusia no es algo aislado, pues Google también se encuentra en litigios judiciales con la propia Unión Europea. La Comisión Europea ha acusado a Google de abuso de posición dominante tanto  en las apps preinstaladas como en el mercado de la publicidad digital.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Dejar respuesta: