seguro-impago-alquiler-2018

Uno de los principales riesgos a los que se enfrentan los propietarios a la hora de poner en alquiler sus inmuebles es el impago y los destrozos que los inquilinos pueden causar en la propiedad, lo que genera una desconfianza e intranquilidad en todas aquellas personas que quieren lanzarse a arrendar.

El seguro de impago del alquiler es una pieza clave para la tranquilidad y seguridad jurídica de los propietarios ya que garantiza el cobro de las rentas ante un impago de alquileres. Aunque es el principal factor a la hora de contratar el seguro, los usuarios deben conocer que también suelen estar cubiertas las pérdidas de alquileres por incendio, actos vandálicos al continente, apropiación indebida y defensa jurídica.

En la práctica, este producto protege el inmueble de manera más efectiva que un aval bancario y complementa aspectos que no alcanzan las pólizas de hogar. El seguro permite iniciar un siniestro de impago con los dos últimos recibos de la renta de alquiler impagados, con lo cual el propietario tendría las rentas aseguradas y podría recuperar la vivienda.

En los casos en los que el inquilino deudor no regulariza su situación, se le daría un plazo para regularizar la situación antes de interponer una demanda de desahucio y reclamación de deuda. Incluso si el inquilino se declarase insolvente, aseguradoras como Mutua de Propietarios pagaría igualmente el alquiler.

Algunas aseguradoras añaden además servicios técnicos premium como sería la sustitución de cerraduras, la cobertura ante impago de suministros o servicios técnicos de urgencias, por ejemplo, para responder en menos de dos horas ante electricidad y fontanería.

Las compañías previenen el impago con un análisis de los inquilinos que se realiza en el momento previo a la contratación del seguro de impago de alquiler, así consiguen reducir el riesgo de impago a cifras muy bajas. Aunque muchos propietarios aún no contratan el seguro, cada vez son más las compañías que facilitan el pago y otorgan mejores condiciones a los propietarios con varias viviendas.

Antes de contratar un seguro de alquiler los propietarios deben asegurarse de que la compañía en la que van a confiar tiene la solvencia suficiente para hacerse cargo de los pagos y que está avalada por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

Dejar respuesta: