Root-002-605x403_2

La tecnología se va poco a poco filtrando en el sistema educativo con el fin de que los niños se familiaricen a temprana edad con todo tipo de dispositivos del mundo electrónico y digital. Una de las últimas novedades en el ámbito de la tecnología educativa para los más pequeños es el robot Root.

Un equipo de ingenieros y técnicos del Instituto Wiss, centro perteneciente a la Universidad de Harvard, ha desarrollado un robot pensado para que los niños pequeños aprendan programación de forma divertida.

Entre las virtudes de Root podemos señalar que el robot propone actividades a los usuarios siguiendo un orden de complejidad, lo que favorece un modo de aprendizaje progresivo y constante. Por otra parte, Root es capaz de reconocer y adaptarse a las habilidades y dificultades de cada usuario particular, lo que implica un paso al frente en la aplicación de la formación personalizada.

De acuerdo con Radhika Nagpal, componente del grupo de creadores de este ingenio mecánico: “Root es un robot muy interesante, puede moverse por la pizarra y dibujar, pero lo que lo hace poderoso son todas las formas en las que se puede programar. Los niños entienden cómo funcionan las consecuencias”.

Cuando miramos a Root vemos un cuerpo de forma hexagonal que cuenta, entre sus diversos componentes, un parachoques o un escáner; elementos que le permiten asir un lápiz y dibujar con él, por ejemplo.

Root está programado con el software Square, orientado a la enseñanza de la programación para los más pequeños, cuyas características podéis repasar aquí. A través de una tableta que tenga instalada la aplicación Square, el alumno puede controlar los movimientos de Root. Se incluyen tres niveles de dificultad. En el primero, el alumno solo puede dar instrucciones básicas al robot seleccionando distintos bloques gráficos. En el segundo se juegan con distintas combinaciones de instrucciones. En el tercero, por último, el alumno ya puede empezar a programar con texto de manera sencilla.

Dejar respuesta: