microsoft, windows defender


Microsoft pone a disposición de los usuarios una nueva versión de su sistema de seguridad Windows Defender. Se trata de una versión beta que destaca por no requerir conexión a Internet para su funcionamiento. Por ello, los usuarios pueden almacenar Windows Defender Offline en un dispositivo de almacenamiento y ejecutarlo así en sus equipos desde el momento de arranque.

Son muchas y muy variadas las amenazas contra los equipos de los usuarios, por lo que es necesario un buen sistema de seguridad para prevenirlas y localizarlas.  Sin embargo, estas soluciones suelen provenir  de bases de datos online que se actualizan constantemente para  detectar las últimas amenazas.

Ante ello, Microsoft, pensando en los equipos que no pueden conectarse a Internet, ha presentado una versión de Windows Defender que permite el control de amenazas desde el inicio del equipo sin necesidad de tener que estar conectado a la red.

Windows Defender Offline Beta es una herramienta sencilla en su uso y en su instalación. Para utilizarla, solo es necesario copiar Windows Defender Offline Beta en un CD o en un dispositivo de memoria flash. Una vez realizada esta operación, los usuarios solamente tienen que introducir el dispositivo de almacenamiento en su equipo e iniciarlo.

El programa actúa como una “enciclopedia” de virus para alertar a los usuarios sobre amenazas en sus sistemas. Si durante la revisión de los equipos el sistema detecta malware, Windows Defender Offline alerta al usuario e identifica el archivo o archivos que alojan la amenaza.

Dejar respuesta: